El final del verano es especialmente duro con la piel. Las largas jornadas al sol y los baños continuos en la piscina y la playa hacen que se vea más apagada, tirante y reseca.

La piel es una de las partes de nuestro cuerpo que debemos mimar en cualquier época del año, aunque durante el otoño hay que prestarle especial atención, sobre todo para curar los efectos de los agentes externos propios del verano.

Una buena hidratación y algunos cuidados básicos sumado a un excelente “Facial Anti-Edad Milagro Facial” de Anne Semonin, especialmente adaptado a tu tipo de piel te ayudará mantener un look natural, flexible y revitalizado.

No es solo la cara que exige atención en esta época del año, el cuerpo también necesita renovarse, para ello te aconsejamos una “Envoltura de Seda y Exfoliación con Sal Marina”, que consiste en una exfoliación ultra hidratante que incorpora un masaje terapéutico craneal. Aceites aromáticos se calientan y son aplicado por todo el cuerpo para nutrir e hidratar en profundidad.

 

Te contamos algunos consejos básicos para proteger tu piel y prepararla para la llegada del frío.

  • A la hora de la ducha, evita el agua muy caliente y utiliza jabones neutros.
  • También debes cuidar la dieta, apostando por una alimentación rica en vitaminas(¡mucha fruta y verduras!) para que tu piel se recupere de las agresiones del sol y vuelva a lucir luminosa.

  • Al igual que durante el verano protegemos nuestra piel del sol, en otoño debemos seguir haciendo lo mismo, en este caso en las horas centrales del día.
  • No olvides hidratar tu cuerpo, bebiendo al menos un litro de agua al día.
  • Limpia tu rostro antes de dormir, tu piel quedará más luminosa, y estimulará la circulación.

El otoño es un buen momento para reparar tu piel y devolverle hidratación, turgencia y elasticidad, que han quedado en precario tras los excesos de exposición al sol en la época estival.

 

Anuncios

Se acercan las vacaciones para algunos afortunados, y si no habéis mimado la piel esta temporada puede que vuestra piel sufra un poquito en los primeros días de exposición solar.

Una exposición moderada al Sol favorece la formación de vitamina D, eleva los niveles en la sangre de calcio, hemoglobina, anticuerpos y glóbulos rojos y mejora el intercambio entre la sangre y los pulmones.
Intensifica el metabolismo y ejerce efectos positivos sobre el sistema nervioso, mejorando el ánimo, la sensación de bienestar y aumentando el rendimiento y la capacidad de aprendizaje. El Sol puede ayudar a combatir el cansancio, la depresión y el estrés.

Por ello, es vital utilizar una crema que aporte la protección adecuada (filtros protectores antisolares) a cada tipo de piel y las características de la exposición solar, además de adoptar otras medidas de protección.

Mantener una buena relación con el Sol nos puede aportar muchos beneficios para la salud y mejorar nuestro estado de ánimo. Eso sí, siempre que nos protejamos de forma correcta.

Qué podemos hacer para cuidar nuestra piel?

Para lucir una piel radiante este verano y atrapar lo mejor del sol, es importante preparar la piel de forma adecuada. Para asegurarnos un bronceado seguro, uniforme, saludable y duradero, debemos limpiar nuestra piel en profundidad. Para ello te aconsejamos realizarte una buena Envoltura y Exfoliación con Sal Marina y Aceites Aromáticos.

La exfoliación activa la circulación, suaviza y promueve la regeneración celular que fortalece y provee elasticidad a la piel.

A través de este Tratamiento ultra hidratante y un ligero masaje se previne el envejecimiento cutáneo activando la circulación, desintoxicando naturalmente la epidermis estimulando los diferentes procesos de eliminación de las células muertas y otras impurezas. Aceites aromáticos se calientan  y son aplicados por todo el cuerpo para nutrir e hidratar, seguidos de una exfoliación revitalizante y una Envoltura Hidratante de Arcilla Rosa Caolín con aceites ricos en nutrientes.

Al eliminar la capa de las células muertas e impurezas depositadas sobre la piel también permite una mejor oxigenación de las células y proporciona una piel suave y transparente.

Junto al cuidado de la piel debemos prestar especial atención a la alimentación, ya que es fundamental nutrir la piel desde dentro.

Es importante hidratarla correctamente con la ingesta de líquidos y vitaminas que además nos ayuden a protegerla de los efectos que las radiaciones solares pueden tener sobre ella. Frutas como los cítricos, la sandía, el melón, la zanahoria… son un perfecto aliado, lo mismo que los alimentos ricos en omega-3. Eso sí, no debemos abusar del sol si no queremos que nuestra piel sufra las consecuencias.

Como podéis ver ha llegado el momento de cuidarse y prestar más atención que nunca a esas partes del cuerpo que durante todo el invierno han estado ocultas pero que con la llegada del buen tiempo son las primeras que nos gusta lucir, así que no esperes más y comienza a prepararte para lucir perfecta este verano.

Las algas marinas se han convertido en uno de los tratamientos de belleza más populares de los últimos años. Su efectividad se basa en la absorción de los nutrientes del mar y en el almacenamiento de diferentes vitaminas (A, B, C, E, F y K), además de tener un gran contenido en hierro, calcio, proteínas y diferentes tipos de minerales.

El alga Espirulina en especial es muy beneficiosa para la piel y el organismo en general debido a que purifica, mineraliza, proporciona elasticidad, energía y vitalidad.

Este Tratamiento natural empieza con una Exfoliación con Sal Marina y Aceites Aromáticos que son aplicados por todo el cuerpo para nutrir e hidratar en profundidad la piel, seguidos de una exfoliación revitalizante y una Envoltura de Espirulina para remetabolizar y eliminar toxinas.

Al aplicar Envoltura Desintoxicante de Espirulina, se ponen en acción todas las sustancias marinas y las vitaminas que contienen. Hay que destacar también que las algas cuentan con propiedades antibióticas, antitumorales, antioxidantes, antivirales y, por lo tanto, consiguen prevenir el envejecimiento de la piel.

Una manera innovadora y natural de mejorar el aspecto físico, mental y la salud en general.